¿Nos vestimos para nosotros o para los demás?

Hola florecillas del campo.

Hoy vengo a plantearos un tema digno de debate, y seguramente nadie sepa contestar con absoluta sinceridad. A la hora de vestirnos, ¿lo hacemos para nosotros o para los demás?

No vamos a mentir. Creo que depende del día y de lo que vayamos a hacer esto depende. No seamos hipócritas en decir “yo me visto así porque me siento cómodo/a” mientras llevas un vestido embutido y unos tacones de 15 cm, porque obviamente no creo que vayas muy a gusto (y os lo dice una adicta a los tacones) pero no me gusta ese nivel de sadomasoquismo.

Mi teoría es que nos vestimos para los demás, dentro de nuestros propios gustos. Pero sí, nos solemos vestir para los demás, excepto en momentos especiales como sacar la basura, porque no creo que nadie intente seducir a la vecina del 1º.

Hay varios casos concretos en los que SÍ nos vestimos para impresionar o gustar a los demás. No voy a mencionar todos, pero aquí teneis los más comunes:

1. FIESTAS

A menos que seas un pasota, cuando sales de fiesta te sueles arreglar más de lo normal, ya sea por protocolo o porque te apetece que la gente te vea más guapo/a.

El que diga que estar horas bailando con unos tacones de infarto es cómodo, o que pasarse media noche bajándose el vestido porque, a la mínima que te mueves se te puede ver hasta el alma, MIENTE. 

Soy la primera a la que le encanta arreglarse para salir, y cualquier excusa es buena para arreglarse, pero no os voy a mentir, si alguna noche pudiese salir en sudadera y leggins, y nadie me mirase raro, lo haría. Obviamente, podría hacerlo, pero mi conciencia no me deja.

Y, por cierto, si hablamos de discotecas, hay ciertos locales en los que exigen cierta presencia. ¿Y todavía seguis afirmando que nos vestimos para nosotros?

0cefca750715e5eea9dc95641dbd7121

2. TRABAJO

Puro protocolo. Ya sea para una entrevista, o porque ya tengas trabajo (y quieras mantenerte) deberás vestirte de una cierta manera. Tú eliges el estilo dentro de lo establecido, pero claramente, si vas a trabajar a una oficina en la que todo el mundo va con traje de chaqueta, al final acabarás llevando un traje de chaqueta! Es ley de vida.

No soy partidaria de que te roben tu estilo, tu esencia, pero como esta sociedad es así, a veces toca elegir entre “ser como la masa” o “salirse de la masa y marginarse”

Pero no te preocupes, que fuera de situaciones como el trabajo, puedes ser tú en todo tu esplendor Y NADIE DEBERÍA DECIRTE NADA.

Oye, pero si tienes un trabajo en el que no necesitas seguir un protocolo y puedes vestir como te de la real gana, yo te aplaudo.

5479546f71d915b4765c8d1a285853b3

3. UNA CITA

Lo más seguro es que si tienes una cita con alguien que te importa lo más mínimo, no vas a ponerte una camiseta sucia ni los pantalones del fondo del cajón.

Este es el ejemplo perfecto de “vestirse para alguien”. Eso no significa que esa persona te haya dicho que le gusta lo que te vas a poner, pero tú piensas que le va a atraer y, por lo tanto, te sientes más a gusto llevándolo.

Dentro de un orden y de tus propios gustos, intentas contentar en cierto grado a esa persona para que te vea guapa (no me lo niegues)

Luego hay casos, y casos. Está el caso de seguir quedando y volverse cada vez más vago, con lo cual cada vez te arreglas menos. Y está el caso en el que sigues queriendo impresionar a esa persona o, simplemente, te gusta verte bien en todo momento. Cada cual que haga lo que quiera, no hay reglas en esto.

5e7a0e30429436d48f4f4db5970a0eba

4. EL GYM O DEPORTES AL AIRE LIBRE

En teoría aquí deberíamos vestirnos según lo que sea más cómodo para hacer deporte, además de estar seguros con nosotros mismos. Pero el postrero ha llegado a tal extremo, que hay personas capaces de ponerse ropa de deporte IMPOSIBLE con tal de verse agraciados. Y al final lo único que consiguen es no poder ni moverse por miedo a “uy, me van a estallar las mallas” o “es que si me agacho se me ve todo”

Yo lo reconozco, si encuentro ropa de deporte que, además de cómoda es bonita y me sienta bien, ADELANTE. Pero en esos momentos, prefiero pensar en no morir asfixiada dentro de una camiseta demasiado pequeña o de unas mallas que me gangrenan la pierna.

ab90064a549b152f41e8ca61975fd1cd

Y por otro lado tenemos los casos en los que directamente no pensamos en vestirnos para nadie, simplemente queremos ir cómodos o salir del paso. ¿Cuáles son?

1. CASA

Esa mujer que sale en el anuncio de colchones no es real. Yo, por lo menos, no llevo una bata de seda ni voy maquillada por mi casa. En realidad, la gran mayoría de las personas no piensa lo que usa para estar por casa y acaba usando lo más cómodo que tiene, como ropa vieja, sudaderas, chandals, etc…

Y es que, amigos, algunos pijamas que venden SON MUY INCÓMODOS. Y otros son tan bonitos, que da pena usarlos solamente en casa y dan ganas de sacarlos a “pasear” a la calle.

84f1876867ca9f94590eab9e73430c22

2 IR AL SUPER, AL MÉDICO, ETC…

Situaciones en las que no te apetece ni vestirte porque quieres volver a casa lo antes posible, y al final acabas poniéndote lo primero que ves en el armario, que te sea cómodo, y obviamente sin atentar a la vista de la gente con la que te encuentres (no vayamos a ponernos lo primero que pillemos y de la casualidad de que vamos a parecer payasos)

e231a99228eb0fe199de470628f5b32a

Y hasta aquí el post de hoy! Espero que os haya gustado y abro debate para el que quiera comentar si estáis de acuerdo o no. Acepto críticas (constructivas)

Muchos besos y feliz domingo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s