Nos gusta tropezar con las mismas piedras

Te dices a ti misma: “nunca más” pero a veces caer en el mismo error se convierte en una rutina que no se acaba hasta que de verdad te tropiezas y te das en la cara contra el suelo.

Entonces te das cuenta de que no eres El Corte Inglés, y no tienes una tienda de OPORTUNIDADES para dar y tomar. Pero hasta que llegas a ese punto ¿qué pasa? ¿por qué sigues tropezando?

Muchas veces damos segundas, terceras, y hasta cuartas oportunidades a personas que pensamos que lo merecen porque quizá han cambiado, o porque pensamos que “ESO” que salió mal podemos solucionarlo al segundo intento. Entonces te metes en un bucle sin salida en el que empiezas a hacer una lista de “cosas que han fallado” y “cosas que puedes hacer para solucionarlo” 

Pero, sinceramente, ¿de verdad piensas que la otra persona está haciendo una lista de todo lo que debería hacer para solucionar lo que salió mal? No, querida flor de campo. Mientras tu cabeza echa humo buscando soluciones, estás poniendo las cosas demasiado fácil a alguien que quiere una segunda oportunidad. O que, a lo mejor no sabe ni lo que quiere y está probando si eso que quiere eres tú.

Estoy a favor de que si hacemos las cosas mal, hay que intentar solucionarlo pero, ¿por qué no pensamos un poco en lo que hacen mal los demás? A lo mejor no eres el único que tiene que poner de su parte, y si los demás también hiciesen un pequeñito esfuerzo, todo saldría bien.

Pero una cosa está clara, si solamente uno hace un esfuerzo, si solamente uno se lanza y quiere arreglar las cosas y volver a empezar, créeme que no merece la pena. Es como una balanza en la que un lado pesa mucho y el otro no pesa nada: TE CAES POR TU PROPIO PESO.

A veces solo es cuestión de quererse un poco y saber decir NO. 

-No quiero llorar más

-No quiero discutir

-No quiero retroceder pasos

-No quiero tener que pensar si he hecho algo mal

– Y sobretodo, no quiero que me tomen por idiota

d3ccc611cb3fe56cf7407677de5d5d21

Yo te animo a que, si de verdad crees que tropezar una última vez con esa piedra va a ser bueno para ti, va a ser diferente, porque has conseguido que todo lo que fue mal se convierta en el pasado, ADELANTE.

Pero si no es así: Deja de tropezar con piedras porque te vas a lesionar. 

6b757b3d81097688239e6472fc40b283

Anuncios

4 comentarios sobre “Nos gusta tropezar con las mismas piedras

  1. La eterna pregunta de “qué he hecho mal” cuándo a lo mejor no es ni culpa tuya…
    Supongo que algunas personas estamos destinadas a darnos de bruces quinientas veces antes de abrir los ojos. A culparnos de que algo no vaya bien o a intentar buscar la solución a algo que no la tiene haha… Y te diré algo, con la edad – y eso es lo bueno que tiene cumplir años – la experiencia va sumando situaciones como éstas y llega un día que simplemente dices.. GO AWAY! Y sigues con tu vida. Ser egoísta – sin rozar lo exagerado – no hace daño a nadie y menos a uno mismo.
    Reconozco que con el tiempo he aprendido a serlo, a mirar más por mí, aunque a veces no puedo evitar que todo lo dicho al principio vuelva por mi cabeza, por el motivo que sea.
    Supongo que a la especie humana nos cuesta aprender, sometimes…

    BigKISS!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s